Tiro sobre blanco vuelto – precisión con pistola

Con fuego seco, un francotirador puede aumentar mucho su nivel con algo de tesón. Sin embargo, el tiro en seco, aunque es muy importante, es sólo una parte del entrenamiento de precisión de los francotiradores de corto alcance.

Muchos tiradores juegan en el campo una y otra vez, con disparos de competición que intentan mejorar su rendimiento.

Espalda blanca-1

Le presentamos una serie de ejercicios que junto con el entrenamiento en seco le ayudarán a conseguir su objetivo.

Disparado en la espalda blanca

Como su nombre indica, este ejercicio consiste en disparar a un objetivo colocado boca abajo.

Los blancos de competición son generalmente blanco a la espalda. Por tanto, el contraste con la vista del arma es total y permite verlos perfectamente.

En ausencia de ninguna referencia de puntería, el tirador debe apuntar en el centro del cuadrado blanco, teniendo cuidado de mantener los elementos de puntería perfectamente alineados y centrados durante el proceso de tiro. Los tiradores se sorprenden de que, pese a la falta de referencias de puntería, los grupos suelen estar cerrados o más que con un blanco normal.

Esta falta de referencia hace que los grupos sean notablemente verticales pero centrados. Aunque con el tiempo la dispersión vertical termina disminuyendo.

Este ejercicio ayuda a centrar los ojos en sitios sin distracciones. Además, evite la tentación de centrarse en el objetivo. Es muy recomendable que comience su sesión de entrenamiento con este ejercicio, al menos 3 o 4 series de 5 brazadas. Esto reduce los errores angulares del tirador.

Espalda blanca-2

Rasgos verticales

Consiste en colocar una banda negra vertical sobre el blanco renderizado. La banda debe estar centrada en el objetivo para que pase por la zona 10a.

El ancho de la banda será algo inferior al ancho de 9. Es decir, algo menos de 5 centímetros.

El ejercicio es muy similar al anterior, sólo que esta vez tiene una referencia. La banda permite al tirador seguir manteniendo el máximo contraste en los elementos de puntería del arma y por tanto su atención en éstos. También le obliga a corregir la posición de tiro para que la puntería tomada coincida con la banda.

Este ejercicio ayuda, además de mejorar la puntería y el control del disparador, a mantenerse frente al objetivo desde el principio sin necesidad de correcciones posturales casi. Es decir, ayuda a encontrar la posición de disparo ideal asociada a la posición de disparo de cada tirador. En otras palabras, haciendo coincidir el punto de mira natural con el centro de la diana, el tirador asumirá su posición de disparo con menos esfuerzo.

Los cúmulos seguirán siendo notablemente verticales, más que con la espalda blanca. Esto se debe al contraste de la banda negra que puede provocar pequeños errores angulares de altura. De todas formas, al menos yo no salí sin contarme antes.

Espalda blanca-3

Planes horizontales

Al igual que en el ejercicio anterior, colocamos una banda negra de la misma anchura sobre un dorso blanco. No hace falta decirlo en vertical y pasando por el centro del objetivo.

Este ejercicio ayuda al tirador, una vez ha encontrado la postura y la posición ideales, a aprender a encontrar el punto de referencia más adecuado para su puntería.

Para entenderlo mejor, un francotirador debe tener la mejor visión de su visión para mantenerlos perfectamente centrados y alineados. Por tanto, hay que apuntar a una zona del objetivo donde este contraste no esté obstruido. La visión negra del blanco es un problema, puesto que el contraste de la mira negra con un fondo negro no es el mejor.

Teniendo esto en cuenta, los francotiradores apuntan ligeramente por debajo de la línea de visión negra del blanco. De esta forma mantienen el contraste de la mira en el papel blanco. El apuntamiento no se hace justo por debajo de la vista negra ya que un error al no nivelar el mirador con la excursión puede pasar desapercibido, siempre existe un cierto contraste de blanco en los elementos de puntería.

El ejercicio de lanzamiento en un lado horizontal ayuda a determinar la distancia entre nuestra referencia de puntería y la visión negra del objetivo. Una vez determinado, sólo queda manipular los elementos de puntería del arma para que los impactos queden en la zona 10a.

Realiza estos entrenamientos prestando mucha atención a tu técnica de disparo, sin importar el tiempo que tarde en cada set.

Espalda blanca-4

BUEN ENTRENAMIENTO!!

Deja un comentario